La construcción en seco

La construcción en seco es un nuevo concepto acuñado para la construcción de edificios evitando el uso de materiales tradicionales que se caracterizan por su estado húmedo, como es el caso de hormigón, morteros y mamposterías.

Al eliminar los componentes húmedos no es preciso esperar el tiempo para su secado, con lo que se reducen los plazos de construcción.

Este sistema está muy extendido en países de América y de Europa y se basa en la utilización de materiales como yeso, cemento, paneles sándwich y fibrocemento. La estructura de las edificaciones suele ser metálica, sobre la cual se colocan lo elementos anteriormente descritos.

En España se combina un sistema de construcción en seco con los sistemas tradicionales. Es frecuente encontrar edificaciones levantadas de forma tradicional, que posteriormente utilizan materiales en seco, placas de yeso y aislantes, para el acondicionamiento interior. Los perfiles y placas de Pladur sustituyen a las tradicionales paredes de ladrillo y cemento; y los paneles sándwich reemplazan a las planchadas de hormigón.

La construcción en seco está especialmente indicada en reformas y rehabilitaciones, ya que son soluciones menos pesadas y más ágiles.

Algunas de las ventajas a destacar de este sistema de construcción son:

  • Su flexibilidad arquitectónica. Se puede utilizar para todo tipo de edificaciones y diseños, además es perfectamente compatible con otros sistemas tradicionales.
  • Reducción de tiempo de ejecución. Como adelantamos al principio, al evitar tiempos de espera para secado, se agiliza la obra y se acortan los plazos hasta en un 60%.
  • Es más limpia y tiene pocos desperdicios. La colocación de los elementos es sencilla, limpia y rápida, y apenas se generan escombros de obra.
  • Buena aislación acústica y térmica. La utilización de los recursos adecuados puede proporcionar espacios más frescos en verano y más cálidos en invierno. Lo cual repercute en un significativo ahorro energético.
  • Gran seguridad. Los perfiles utilizados para la construcción en seco siguen unos estrictos estándares de calidad, son muy duraderos, resistentes al fuego y la corrosión.

Hay que destacar que las estructuras de acero no están sujetas a problemas de putrefacción o corrosión por humedad o termitas.